El bajista

Importancia del bajo eléctrico

El bajo eléctrico es uno de los instrumentos de menor auge, por la falta de información sobre su rol y por la errónea creencia de que el bajista es innecesario o poco importante en un ensamble musical.

Que su trabajo sea ser el piso armónico no significa que éste esté privado de realizar solos. En realidad, este instrumento juega un papel fundamental, siendo el más importante en la base de cualquier formación musical, ya sea de carácter académico y/o popular. En él, yace el trabajo de mantener un suelo firme en la armonía; aportar carácter, peso y gran reverberación al material musical, imprimiendo como resultado final una mayor conexión con el público.

Existen exitosos temas en la historia de la música que para su interpretación necesitan bajistas que ejecuten los solos indispensables, un ejemplo de ellos es Come Together de The Beatles.

Iniciación en el teclado

Iniciación en el teclado

Lo más complicado en cualquier instrumento es la etapa inicial, pero en particular, en los estudiantes nuevos de teclado es muy popular la expresión “Tengo los dedos tiesos”. Esto se debe a que en este instrumento se procura incluir la ejecución de las dos manos simultáneamente. Ahora ¿Cómo puedes llegar a manejar esto?

Te recomendamos que desde el principio incluyas tu mano izquierda con acompañamientos melódicos simples (1-3-5, 1-5-3-5) y aunado a ello, también la lectura de ambas claves (clave de fa para la mano izquierda y clave de sol para la mano derecha). La mejor manera de dominarlo es practicando constantemente.

Seguramente a la primera no lo lograras, pero si tienes paciencia podrás hacerlo espectacularmente. ¡Anímate! En tus manos está la gran ventaja de poder hacer una hermosa armonía de hasta 10 notas simultáneamente

Música en la infancia

¿Por qué los niños deben estudiar música?

Desde muy temprana edad los niños tienen la capacidad para comprender el lenguaje musical, sensibilizarse hacia el arte y ser personas mucho más inteligentes, respetuosas y responsables. Hay canciones que facilitan la compresión de conceptos básicos en el desarrollo del pensamiento, incluyendo espacio, tamaño, forma, cantidad, tiempo, intensidad e incluso el color. 

Sí, la música hace todo eso. Y además, desarrolla el pensamiento lógico y múltiple, la sicomotricidad, la empatía y habilidades sociales, la autoestima y seguridad en sí mismos. La música estimula la sed de conocimiento hacia otras artes o la ciencia.

Un músico, sin ninguna duda, es un ser humano mucho más abierto y tolerante. Justo lo que el mundo y la humanidad necesitan.

  • 1