¿Quiénes son nuestros estudiantes?

Niños y niñas: A partir de los cuatro años de edad la enseñanza musical abre un camino importante en el desarrollo del ser humano. Nuestro método, de manera lúdica, armoniosa, profesional y respetuosa, impulsa el conocimiento básico de la música, inspira su desarrollo y potencia el talento de cada niño o niña. Está dividido en cuatro niveles agrupados según las edades, (4-6 años-, 6 a 8 años, 8 a 10 años pues de esta manera nos aseguramos de llegar a sus niveles exactos de comprensión. Contamos con especialistas en la educación musical para niñas y niños.

Jóvenes: A partir de los diez años los jóvenes, con la asesoría de sus maestros, seleccionan una cátedra e inmediatamente logran la comprensión teórica y la conjugan con la práctica del instrumento. Esta metodología es motivante pues genera un impacto positivo y afectivo hacia la música, garantiza la ejecución y comprensión del instrumento musical. Contamos con especialistas, maestros y músicos de reconocida trayectoria quienes son inspiradores y motivadores para los adolescentes y jóvenes.

Adultos: Se trata de un grupo de estudiantes que incursionan en el aprendizaje musical con gustos preestablecidos, conocimientos y por experiencias que buscan un método  pedagógico o programaciones didácticas y horarios apropiados. Desean ejecutar un instrumento y  comprender la esencia de la música.  Contamos con un recurso valioso metodológico que estimula, impulsa y apoya el gusto y talento.

Adultos mayores: Son muchas las personas que no habiendo tenido la oportunidad de aprender música en su infancia o juventud se acercan a ella en la edad adulta o bien cuando sus hijos/as o nietos comienzan a estudiar música, ellos se animan. Queremos invitar a las personas que por fin tienen tiempo para sí mismos, puede que se acaben de jubilar, que ya disponen de mejores condiciones. Cumplan su sueño de ser músico, de cantar o interpretar algún instrumento musical. Les hablamos a las personas que aprecian la música, que asisten a conciertos, escuchan sus discos y se identifican con los distintos estilos, ritmos, melodías. Se trata de seres que ya cuentan con un importante bagaje cultural y para nosotros, eso tiene un gran valor. Hemos desarrollado un sistema que le permite a las personas adultas iniciar un estudio musical, sin presiones, sin miedos, pero sí con mucha efectividad, alegría y pasión, valorando el disfrute y la recompensa del logro obtenido. Se trata de un ocio enriquecedor, lúdico pero es su tiempo libre y preciado, al fin y al cabo.

Iglesias, agrupaciones, comunidades

Atendemos a comunidades organizadas quienes mantienen intereses comunes y desean crecer en conjunto. De acuerdo con sus vocaciones, géneros musicales o estilos, estamos en la capacidad de atender grupos establecidos o que desean crear juntos. Bandas, coros, ensambles son bienvenidos. Si lo desean, también podemos asesorarlos en sus espacios originarios.

  • 1